7 leyendas de México para morirse de miedo

Leyendas de México.

Te cuento sobre 7 leyendas de terror de México, las cuales de seguro no te dejarán indiferente, ya que son para morirse de miedo.

 

México es un país con una cultura muy interesante, en donde las historias de fantasmas y aparecidos no son para nada inusuales.

Algunas de ellas tienen fama mundial, como es el caso de La Llorona. ¿Quién no ha oído hablar sobre esta mujer que ronda por los campos buscando a sus hijos?

Sin embargo, además de esta famosísima leyenda, México tiene varias otras historias capaces de provocar más de una pesadilla.

A continuación te cuento 7 leyendas de México para morirse de miedo, las cuales de seguro no te dejarán indiferente.

¡Comencemos!

Algunos links en este post tienen enlaces de afiliados. Esto quiere decir que si compras algo en ellos, recibiré una comisión que no tendrá costo para ti y que me ayudará a mantener este blog de viajes.

 


1. El Callejón del diablo

Callejón del Diablo, leyenda de Ciudad de México.

La primera leyenda tiene lugar en Ciudad de México, específicamente en el conocido Callejón del Diablo de la Colonia Mixcoac.

Existen diferentes historias sobre este estrello callejón de llamativas paredes color naranja, por lo que – como es de esperar en una leyenda – no es posible entregar una versión oficial.

Pero algo en lo que todas las historias coinciden es que en este sitio se aparece un ser de características siniestras.

Según los vecinos del sector, en las noches es posible ver al Diablo transitando por el callejón, por lo que las personas evitan circular por este sitio una vez pasadas las horas de luz.

A pesar de esto, en una ocasión un borracho, confundido producto de su estado de ebriedad, se precipitó a este callejón sin percatarse de que a poca distancia se encontraba el mismísimo Diablo.

No fue hasta que un destello de luz sobrenatural iluminó el rostro del Diablo, dejando al descubierto su aterradora mirada, que el borracho comprendió su error e intentó huir del callejón. Por desgracia, en cuanto empezó a correr, el piso se comenzó a hundir, por lo que le resultó muy difícil escapar del lugar.

Afortunadamente, logró huir y dar la voz de alerta entre los vecinos, quienes confesaron haber sido testigo de sombras y ruidos extraños provenientes del callejón.

Como medida de precaución, comenzaron a dejar ofrendas de joyas y monedas de oro en el sitio en donde se aparecía el diablo, las cuales desaparecían misteriosamente.

Otra popular historia sobre este callejón cuenta que un día apareció el cuerpo sin vida de un usurero llamado Julio, quien era bastante conocido en el sector. Se cree que su muerte se debió a una venganza del diablo producto de un altercado comercial entre ambos.

También hay quienes creen que quien se aparece es en realidad Julio, quien viene a saldar cuentas pendientes desde el más allá.

 


2. La Llorona

La Llorona, una leyenda de México..

La Llorona es sin duda una de la leyenda más conocidas de México, la cual ha trascendido fronteras, siendo parte del folclor popular en prácticamente toda Latinoamérica.

Esta leyenda cuenta la historia de una mujer que, enloquecida y buscando vengarse del hombre a quien amaba, ahoga a sus pequeños hijos en un río. Luego, carcomida por la culpa, termina con su propia vida.

Desde ese momento, su alma en pena se aparece por las noches en lugares en donde hay agua o por donde alguna vez pasó un río.

Quienes la han visto aseguran que es una mujer de pelo largo que viste de negro y lleva la cabeza cubierta.

Se la reconoce fácilmente por su característico llanto y por la frase que repite sin parar: ¡Ay, mis hijos!

A pesar de lo cosmopolita que se ha vuelto este relato, tiene su origen en Ciudad de México.

Más específicamente, esta leyenda se originó en tiempos prehispánicos, alrededor del año 1500. Para esa fecha ya se hablaba de una mujer que gritaba en los alrededores del Lago de Texcoco, en la ciudad de Tenochtitlán, sitio en que actualmente se encuentra emplazada la capital de México.

Algunos creen que la presencia de la mujer en esos tiempos se debería a un presagio anunciando la conquista por parte de los españoles y todo lo que esto implicaría para los mexicas.

 


3. El Vampiro de Guadalajara

Vampiro de Guadalajara.

La siguiente historia viene del Estado de Jalisco, específicamente de la ciudad de Guadalajara.

Según la leyenda, en 1880 llegó a vivir un extranjero proveniente de Europa a esta ciudad. Se trataba de una persona un tanto extraña y bastante reservada que acostumbraba salir por las noches vestido de negro. Algunas versiones señalan que era conocido por los vecinos como Don Jorge.

Al poco tiempo de su llegada, comenzaron a aparecer cadáveres de animales y personas, los cuales se encontraban desprovistos de sangre.

Ante estas extrañas circunstancias, los vecinos concluyeron que se trataba de un vampiro y organizaron vigilias para capturarlo.

En una de estas vigilias sorprendieron a Don Jorge intentando morder el cuello de uno de los vecinos, por lo que entre todos lo atraparon y – siguiendo las instrucciones de una curandera de la zona – le clavaron una estaca de madera de camichín directamente en el corazón.

Enterraron el cuerpo en el Panteón de Belén y, por miedo a que resucitara y escapara, pusieron una pesada losa de piedra sobre su tumba.

Tiempo después, creció un árbol de camichín en donde habían enterrado al vampiro. Se dice que el día que este árbol se derrumbe, el vampiro podrá escapar y buscará la forma de vengarse de la ciudad.

También hay quienes aseguran que, al romper las ramas de este árbol, se puede ver cómo brota la sangre de las víctimas del Vampiro de Guadalajara.

 


4. La mulata de Córdoba

Leyenda mexicana la mulata de Córdoba

Esta leyenda, bastante conocida en México, es típica del Estado de Veracruz.

La historia comienza en el año 1618 y tiene como protagonista a una hermosa mujer, que habitaba en la Villa de Córdoba en esos años.

En algunas versiones se refieren a ella con el nombre de Soledad, mientras que en otras se habla simplemente de la Mulata de Córdoba.

Esta mujer tenía fama de extraña. No se conocía su origen y no tenía familiares.

Además, se le atribuían extraños poderes sobrenaturales, como el don de la eterna juventud, la capacidad de curar enfermedades con hierbas y rituales e incluso el poder de estar en dos lugares al mismo tiempo.

También se decía que todos los hombres se enamoraban de ella y que era capaz de predecir eclipses y terremotos.

Debido a estos rumores, la mujer fue acusada de tener un pacto con el diablo y condenada a morir en la hoguera por el Tribunal de la Santa Inquisición.

Fue llevada prisionera al Fuerte de San Juan de Ulúa, en el actual Puerto de Veracruz, en donde esperaría hasta cumplir su condena.

Sin embargo, el día antes de ser quemada en la hoguera, le pidió al carcelero un trozo de carbón, con el cual dibujó un barco en la pared de su celda.

Una vez que el dibujo estuvo listo, se subió al barco que había dibujado y a bordo de él escapó fuera de la prisión.

Al día siguiente, cuando la fueron a buscar, solo encontraron al carcelero, quien había perdido la razón, y un fuerte olor a azufre que permanece en la celda hasta el día de hoy.

 


5. El fantasma de la monja

Leyenda mexicana el fantasma de la monja.

La siguiente leyenda tiene lugar en Ciudad de México, específicamente en el Centro Histórico de la ciudad. Más específicamente, en la Calle Belisario Domínguez nº 5, en donde se encuentra el convento en que transcurre parte importante de esta historia.

Según la leyenda, una mujer muy hermosa y de clase alta, llamada María de Ávila, se enamoró de un mestizo que trabajaba cerca de la propiedad de su familia.

El joven correspondió a su amor, pero sus familiares se opusieron a este romance y le ofrecieron al mestizo una considerable suma de dinero para que se alejara de María. Este accedió y la joven nunca volvió a verlo.

Al verla sumida en la depresión por varios años, los familiares de María decidieron internarla a la fuerza en el Convento de la Concepción, en donde se la pasaba llorando y rezando por su amado.

Un día no pudo soportar más el dolor y terminó ahorcándose en un árbol de duraznos.

Desde ese día comenzaron a suceder hechos extraños en el convento y varios religiosas vieron el fantasma de María rondando por el lugar.

Se cree que el fantasma de María aún sigue dando vueltas por los pasillos del convento, todavía en busca del hombre a quien amaba.

 


6. El callejón del muerto

Leyenda mexicana el callejón del muerto.

Hace mucho tiempo, en un estrecho callejón de la ciudad de Oaxaca tuvo lugar el asesinato de un sereno, quien estaba encargado de encender las lámparas de aceite que iluminaban las calles de la ciudad.

La leyenda cuenta que una noche se escuchó un prolongado gemido proveniente del callejón en cuestión. Al poco tiempo, algunos testigos vieron la figura de un hombre salir de allí con una lámpara en la mano.

El hombre se dirigió presuroso a la casa del párroco para informarle que había un moribundo en el callejón que quería hacer su última confesión.

El párroco y el hombre fueron presurosamente al callejón y encontraron el cuerpo del moribundo atravesado por un puñal en el pecho. El párroco escuchó las confesiones del hombre por varios minutos.

Una vez finalizada esta labor, el párroco se volvió para hablar con el hombre que lo había guiado pero no encontró a nadie. Luego, acercando su lámpara a la cara del hombre que acaba de confesar, se dio cuenta de que era el mismo hombre que lo había ido a buscar.

Luego de estos extraños eventos, el párroco tuvo una fuerte fiebre que casi lo despacha al otro mundo. Por suerte, logró sobrevivir.

Sin embargo, perdió para siempre la audición del oido por el que había escuchado la confesión del muerto.

 


7. La Isla de las Muñecas

La Isla de las Muñecas en Xochimilco.

Xochimilco es una localidad ubicada al sur de Ciudad de México. Este sitio, bastante turístico, es conocido principalmente por su intrincado sistema de canales, los cuales son habitualmente recorridos por familias o grupos de amigos a bordo de las conocidas trajineras.

Sin embargo, una de las islas de Xochimilco tiene una historia bastante sombría. Se trata de la Isla de las Muñecas.

Esta isla solía estar habitada por un cuidador de nombre Julián Santana, quien tenía su morada en este lugar.

Un día, una niña se enredó con los lirios de la orilla de un canal y murió ahogada en la isla que cuidaba Don Julián. El hombre intentó salvarla, pero no consiguió llegar a tiempo, por lo que se sintió muy culpable.

Al poco tiempo, fenómenos sobrenaturales comenzaron a suceder en la isla. Por las noches se sentía el espíritu de la niña fallecida rondando por el lugar.

Como medida de protección, Don Julián comenzó a colgar muñecas abandonadas en la isla, las que servirían para ahuyentar a los espíritus.

Con el tiempo, las muñecas colgantes comenzaron a atraer visitantes, quienes en agradecimiento llevaban más muñecas, por lo que la colección fue aumentando gradualmente. En la actualidad, la isla cuenta con más de 1500 muñecas.

Don Julián vivió en la isla hasta el 2001, año en que murió de un infarto. Se dice que en la actualidad el alma de este hombre sigue rondando la isla y que todas las noches vuelve a cuidar de sus muñecas.

 


 


¡Eso es todo, amiga!

Foto con la Pirámide del Sol de Teotihuacán de fondo.

Espero que estas leyendas de México para morirse de miedo te hayan sido de interés.

¿Ya conocías estas leyendas? ¿conoces alguna otra?

Cuéntame.

Por último, si quieres estar al tanto de todos los datos para viajar en forma económica que habitualmente comparto en este espacio, puedes suscribirte a la Newsletter del blog.

Estaré subiendo datos y tips regularmente.

¡Vamos por ese viaje!

 


 


¿Te gustó? Guárdalo en Pinterest

Pin leyendas de México.

 

7 leyendas de México para morirse de miedo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.