Guía rápida para visitar la Basílica de la Virgen de Guadalupe

4.8
(6)

Si estás en Ciudad de México, no dejes de visitar la Basílica de la Virgen de Guadalupe. Llegar es fácil y barato. A continuación te cuento cómo.

Lo primero que hay que saber, es que la Basílica de la Virgen de Guadalupe se ha convertido en un imperdible de la Ciudad de México. Con independencia de las creencias religiosas de cada una, es un atractivo que vale la pena conocer. Diariamente recibe miles de visitas, siendo uno de los centros religiosos más visitados del mundo.

Aquí te dejo los datos básicos que necesitas para visitar esta basílica por libre. Si quieres más datos para planificar tu viaje a Ciudad de México, aquí te cuento ¿Cómo viajar sola y barato a Ciudad de México?

 

Foto en la Basílica de La Virgen de Guadalupe.
¡En la Basílica de la Virgen de Guadalupe!

 

¿Cómo llegar?

A la Basílica se puede llegar fácilmente en metro. Solo se necesita la tarjeta CDMX y 5 MXN [0,25 USD] por tramo. Tanto la estación La Villa-Basílica, como la estación Deportivo 18 de Marzo quedan bastante cerca del recinto. La estación más cercana es La Villa-Basílica, sin embargo, si partes desde el centro de la ciudad, lo más sencillo es bajar en la estación Deportivo 18 de Marzo (así te ahorras un transbordo en el metro). Esto último fue lo que yo hice.

 

 

En general, las calles cercanas a la basílica son bastante transitadas (yo fui un lunes a las 10 de la mañana), por lo que me sentí segura en todo momento. Desde la estación de metro hasta la Basílica son aproximadamente cinco cuadras. No me perdí, porque llevaba guardada la ubicación en Google maps, pero si te llegaras a desorientar solo es cuestión de preguntar. El lugar está lleno de turistas buscando la basílica.

 


¿Cuánto cuesta?

La entrada a la basílica es gratuita. Solo se necesitan 4 MXN [0,2 USD] en caso de querer utilizar el baño y dinero extra en caso de querer comprar comida o recuerdos.

 


¿Qué hacer?

Abajo te dejo 10 actividades que puedes hacer en el recinto .

En mi caso, lo primero que hice, incluso antes de llegar, fue comprar un recuerdo. Cerca de la entrada a la Basílica hay varios locales que venden recuerdos a precios muy económicos (bastante más bajos que en la tienda oficial de la basílica). En uno de estos locales compré un rosario que me costó 10 MXN [0,5 USD].

Una vez dentro del recinto (también conocido como la Villa de Guadalupe), estas son 10 actividades que puedes hacer:

 


1. Visitar la Basílica de la Virgen de Guadalupe

Foto de la imagen original de las apariciones de la Virgen de Guadalupe.
Imagen de la Virgen de Guadalupe.

Una actividad bastante obvia (a eso vinimos), pero es lo primero que hay que hacer. En la basílica se celebran misas todos los días (aquí pueden ver los horarios) y generalmente hay muchísima gente.

Además de la nave central de la basílica, que es la parte más grande y en donde se celebran las misas, también hay una tienda de recuerdos en la parte trasera y una capilla a un costado. También es posible acceder a una zona debajo del presbiterio, en donde se puede observar desde cerca la imagen original de la Virgen de Guadalupe (si no sabes la historia de la Virgen, se las dejo aquí). Eso sí, en el piso hay cintas transportadoras para evitar aglomeraciones, por lo que hay que pasar rápido.

 


2. Visitar el Templo Expiatorio a Cristo Rey y la Parroquia de Capuchinas

Templo del Cristo Rey.
Templo Expiatorio.

El Templo Expiatorio al Cristo Rey (también conocido como La Antigua Basílica de Guadalupe), fue el lugar que albergó la imagen original de las apariciones de la Virgen, hasta que por problemas estructurales se construyó la Nueva Basílica, en donde la imagen se encuentra actualmente.

La Parroquia de Capuchinas fue una iglesia y convento de capuchinas (la rama femenina de los frailes franciscanos), cuya decoración es bastante más sencilla que la del Templo Expiatorio.

Ambos edificios se encuentran al costado de la Basílica de Guadalupe. Creo que vale la pena darse una vuelta por estas dos iglesias. Lo que sí, son más silenciosas que la basílica, por lo que es importante entrar calladas y en forma respetuosa.

 


3. Bendecir los recuerdos

Lugar de las bendiciones Basílica de la Virgen de Guadalupe.
Puesto de bendiciones.

A un costado de la Basílica, hay un puesto en donde un sacerdote se encarga de bendecir los recuerdos de la Virgen de Guadalupe. Eso sí, si no te quieres mojar, no te pongas en primera fila, ya que el cura arroja sus buenos chorros de agua bendita.

 


4. Visitar el mercado

Mercado de la Basílica de la Virgen de Guadalupe.
Mercado de la Villa de Guadalupe.

Como buena turista low-cost me encanta visitar los mercados de otras ciudades y el de la basílica de la virgen de Guadalupe no es la excepción. La verdad, es que me sorprendió ver un mercado tan grande (porque lo es) en un centro religioso, pero fue una grata sorpresa, ya que es un buen lugar para ir a probar comida típica a un buen precio. Además, allí también venden recuerdos baratos.


5. Visitar el Museo de la Basílica de Guadalupe.

Lamentablemente, cuando visité la basílica, el museo estaba cerrado (fui un lunes y el museo solo está abierto de martes a domingo). Pero, buscando información en internet, encontré que la entrada cuesta 5 MXN [0,25 USD]. Si quieres más información sobre el museo, aquí te dejo la página de la Secretaría de Cultura de México.

 


6. Visitar la Antigua Parroquia de Indios.

Escultura del Indio Juan Diego con la Imagen de la Virgen de Guadalupe.
Estatua del Indio Juan Diego con la imagen de la Virgen de Guadalupe.

Esta parroquia fue construida originalmente para el culto de la población indígena a la Virgen. Durante un tiempo residió en este lugar Juan Diego, el indígena a quien, según las creencias religiosas, la Virgen de Guadalupe se apareció cuatro veces, pidiéndole la construcción de un santuario. Juan Diego fue posteriormente santificado y en esta capilla es posible observar una escultura de él con la imagen de la Virgen.

 


7. Visitar la Capilla del Pocito.

Foto de la Capilla del Pocito, Villa de Guadalupe.
Capilla del Pocito.

Esta iglesia, con su particular forma y elementos barrocos, resulta bastante atractiva visualmente. Sin embargo, lo interesante de este lugar no es solo su arquitectura, sino que también su historia. Esta capilla está construida cerca de un pocito (de ahí su nombre) en el que, según las creencias religiosas, Juan Diego tuvo la aparición de la Virgen de Guadalupe. El pozo se encuentra en el vestíbulo de la Capilla y sus aguas son consideradas milagrosas.

 


8. Subir el Cerro del Tepeyac y visitar la Capilla del Cerrito

Foto de la vista del Cerro Tepeyac, Villa de Guadalupe.
Vista desde el Cerro Tepeyac.

En la cima del Cerro Tepeyac se encuentra la Capilla del Cerrito. El camino es un poco cansador, pero totalmente soportable (te lo digo yo que soy una de las personas menos deportistas del mundo). Una vez arriba, verán que el esfuerzo vale la pena, ya que las vistas son muy bonitas. Desde arriba se pueden ver (de izquierda a derecha en la foto) el Templo y antiguo convento de las capuchinas, el Templo expiatorio a Cristo Rey y la Basílica de la Virgen de Guadalupe.

 


9. Visitar el Monumento a la Ofrenda y la Fuente de Quetzalcóatl.

Foto de la Fuente de Quetzalcóatl en la Basílica de la Virgen de Guadalupe
Fuente de Quetzalcóatl

Además de todas las iglesias y capillas que vengo mencionando, en la Villa de Guadalupe también hay jardines por los que vale la pena darse una vuelta. En general, están muy bien cuidados y la atmósfera es bastante tranquila, por lo que resultan muy agradables para ir a pasear. Dos imperdibles en estos jardines son el Monumento a la Ofrenda y la Fuente de Quetzalcóatl. La Fuente de Quetzalcóatl, la verdad es que no requiere mucha explicación. Es una fuente tipo cascada decorada con motivos aztecas.

Foto del Monumento a la Ofrenda, Villa de Guadalupe.
Monumento a la Ofrenda.

El Monumento a la Ofrenda es una representación de un grupo de nativos de México entregándole ofrendas a la Virgen de Guadalupe. Este lugar está lleno de gente intentando sacarse fotos, por lo que es mejor tener paciencia.

 


10. Visitar la Estatua del Cristo Rey.

Foto de la Estatua del Cristo Rey en la Basílica de la Virgen de Guadalupe.
Estatua del Cristo Rey

La estatua del Cristo Rey se ubica al final de un pequeño jardín. Me pareció un lugar bastante tranquilo y por el que no está de más darse una vuelta para terminar la visita. La escultura es de bronce y mide más de 6 metros de alto. Corresponde a un lugar de construcción reciente y en el que se pide ingresar en forma silenciosa.

 


¡Eso es todo amiga!

Espero que con estos datos y con todo lo que hay para hacer, te animes a visitar la Basílica de la Virgen de Guadalupe. Este es un atractivo que realmente vale la pena conocer y además llegar es fácil y barato!

Si tienes más dudas o si crees que falta algún dato importante, puedes escribirlo en los comentarios, así nos ayudamos entre todas. Y si quieres estar al tanto de todos los datos para viajar barato, puedes suscribirte a la sección de noticias del blog!

¡Vamos por ese viaje!

 

Sígueme en Facebook:

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para valorar!

Promedio de puntuación 4.8 / 5. Recuento de votos: 6

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

42 Compartir
Pin21
Compartir13
Twittear8