Qué ver en Chichén Itzá: un recorrido por la ciudad maya

5
(4)
Zona Arqueológica Chichén Itzá.
Chichén Itzá.

Cuando visité Chichén Itzá estaba muy emocionada por ver la famosa pirámide de 4 lados y 365 escalones que inmediatamente se nos viene a la mente cuando pensamos en este lugar. Sin embargo, luego de hacer un circuito guiado y de recorrer la ciudad por mi cuenta, me queda claro que hay mucho más para ver además del Castillo de Kukulcán (así se llama la pirámide). Si quieres saber a qué me refiero sigue leyendo que a continuación te cuento qué ver en Chichén Itzá.

 

Un poco de historia de Chichén Itzá

Antes que nada déjame contarte un poco sobre la historia de Chichén Itzá.

Esta ciudad maya se ubica en la Península de Yucatán en el sur de México. Fue fundada alrededor del año 300 d. C., alcanzando su apogeo en los años 900-1500 d. C., tiempo en el que se consolidó como el principal centro de poder de la península.

La ciudad se encuentra en una explanada en medio de bosques tropicales. Durante su máximo esplendor tuvo una superficie de 2500 a 3000 hectáreas, mientras que en la actualidad el área destinada a la visitas turísticas tiene una extensión de solo 27 hectáreas.

En el complejo hay varios edificios, destacando entre ellos el Templo de Kukulcán (como te decía arriba, esta es la famosa pirámide de 4 lados). Kukulcán es una deidad maya representada como la serpiente emplumada, la cual guarda una estrecha relación con el dios Quetzalcóatl de los aztecas y toltecas. Además de esta pirámide, en Chichén Itzá hay varios otros edificios que nos muestran parte de la compleja cosmovisión y mitología de la cultura maya.

Como puedes ver, Chichén Itzá es un lugar muy interesante al que vale la pena ir con ánimo de aprender!

 


¿Qué ver en Chichén Itzá?

Si vas a Chichén Itzá buscando tener una experiencia mística, de silencio, paz y reflexión, lamento decepcionarte pero no encontrarás nada de eso en este lugar (ni de cerca). Chichén Itzá es una de las ruinas arqueológicas más turísticas y visitadas de México. Además hace poco fue reconocida como una de las nuevas 7 maravillas del mundo, lo que no ha hecho más que incrementar su popularidad.

Esta atracción recibe miles de visitantes al día, los cuales circulan por todos los rincones admirando la belleza de los paisajes y las construcciones, aprendiendo sobre la cultura maya mediante circuitos guiados o simplemente buscando el mejor spot para sacarse fotos y subirlas a redes sociales.

Sea cual sea tu motivación para visitar Chichén Itzá, te recomiendo no dejar que el barullo y el gran número de turistas afecten tu visita. Lo mejor es ir con la mente abierta y dispuesta a disfrutar de esta ciudad legendaria. Ya que, aunque pueda estar un poco congestionado, sin lugar a dudas Chichén Itzá es un lugar especial cuya visita probablemente recordarás el resto de tu vida.

 


1. La entrada a Chichén Itzá

Lo primero que verás al ingresar a la zona arqueológica será un gran número de puestos de artesanía. Aquí los vendedores son muy entusiastas y no escatimarán energía tratando de venderte su mercancía.

Aunque esta parte del recorrido puede ser un poco agobiante, te recomiendo que te tomes un poco de tiempo para ver algunos de sus productos. La mayoría están muy bonitos y representan una buena fuente de ingresos para los comerciantes locales. Por supuesto que no es el lugar más barato para comprar artesanía pero puede ser una buena forma de contribuir a la economía de los habitantes de Yucatán, que en su mayoría viven del turismo. Así que, si te lo puedes permitir, aprovecha de llevarte un recuerdito directamente desde Chichén Itzá 👍.

Puesto de artesanía en Chichén Itzá.
Artesanía en madera de Chichén Itzá.

 


2. El Templo de Kukulcán

Pasaré directamente a la parte más esperada del recorrido para la mayoría de los visitante (incluida yo). Por su puesto que me refiero al Templo de Kukulcán, también llamado El Castillo y más conocido simplemente como la Pirámide de Chichén Itzá.

En esta impresionante pirámide de 4 lados, 365 escalones y 24 metros de altura se le rendía culto al dios maya Kukulcán. Llama la atención por su particular geometría e imponente arquitectura. Es uno de esos lugares que te dejan con la boca abierta y, por lo menos en mi, despertó un profundo interés y respeto por la cultura que fue capaz de construir edificaciones como esta. Simplemente impresionante!

Además del atractivo visual, el guía nos explicó varias particularidades de esta pirámide. Por ejemplo, si te paras frente a los escalones y aplaudes, se genera un eco que se escucha como el sonido de un quétzal. Si no me crees, aquí puedes ver un video en donde lo puedes comprobar.

Otro dato interesante es que durante el equinoccio se produce un juego de luces en la pirámide (en la base de la escalinata norte) que representa “la bajada de Kukulkán a la Tierra”. Durante estos días se proyecta la imagen del cuerpo de la serpiente, la cual da la impresión de ir descendiendo con el paso del tiempo. Según estuve leyendo, este hito daría inicio a la época de trabajo agrícola debido a la próxima llegada de las lluvias. Nuevamente, aquí te dejo un video en donde se puede ver el juego de luces y sombras.

Pirámide de Chichén Itzá fotografiada desde abajo.
91 escalones por lado + 1 que lleva al templo superior hacen un total de 365 escalones, uno por cada día del año.
Base de la pirámide de Chichén Itzá.
Algo que me impresionó de Chichén Itzá fue el detalle de las construcciones. Estas cabezas colosales de la serpiente emplumada representan al dios Kukulcán.
Pirámide de Chichén Itzá.
Cuando visite Chichén Itzá llovió por 5 minutos y luego salió el sol. En esos momentos aproveché de sacar esta foto.
Chichén Itzá.
Tuve que pedirle a varias personas que me sacaran una foto hasta que la pirámide salió como yo quería. Me encanta viajar sola pero esta es una de las desventajas.

 


3. El juego de pelota

Si has visto El Camino hacia el dorado probablemente ya tienes una idea sobre cómo era el juego de pelota de los mayas. Si no, abajo te cuento.

El recinto en donde se jugaba el juego de pelota me pareció una de las partes más interesantes del recorrido. La cancha es amplia e imponente, con dimensiones que alcanzan los 120 metros de largo y 30 metros de ancho.

Algo que debes saber es que este juego era considerado un deporte sagrado que representaba la eterna lucha entre luz y oscuridad. Es común escuchar que los vencedores del juego eran sacrificados a los dioses, sin embargo, al parecer no existe evidencia al respecto. Si te interesa el tema, en esta página de arqueología mexicana puedes leer un poco más.

Con o sin sacrificios, el juego de pelota no era nada fácil. Los jugadores tenían que pasar una pelota de hule macizo por un aro de piedra (por un espacio de 30-35 centímetros), ubicado a alrededor de 7 metros de altura. Además, (como si no fuera ya lo suficientemente difícil), los jugadores solo podían tocar la pelota con sus caderas y antebrazos. Debe de haber sido todo un espectáculo!

Vista lateral de la zona del juego de pelota.
Aquí se jugaba el juego de pelota.
Arco del juego de pelota maya.
Por este pequeño arco tenían que pasar la pelota para anotar.
Grabado de los jugadores mayas.
Grabado de los jugadores.

 


4. El Caracol

¿Cuando piensas en la cultura maya qué es lo primero que se te viene a la mente?

Déjame adivinar, ¿tiene algo qué ver con un calendario? Por lo menos en mi tour, esta fue una de las respuestas que más se repetía cuando el guía hizo esta pregunta. Y es que los mayas se han hecho famosos por la exactitud de su calendario y por la importancia que concedían a los ciclos astronómicos.

Precisamente en este edificio, también conocido como El observatorio, se encontraron varias marcas de la posición de la luna o el sol durante eventos astronómicos que resultaban de interés para los mayas. Su nombre (El Caracol) se debe a una escalera en espiral que se encuentra en su interior.

El observatorio de Chichén Itzá.
El Caracol.

 


5. El Templo de Los Guerreros

Este templo llama la atención por su imponente pórtico decorado con cabezas de serpientes de cascabel y una escultura de Chac Mool, así como por el gran número de columnas que lo rodea. Sin embargo, estas columnas en realidad pertenecen a un templo colindante, llamado el Templo de Las Mil Columnas.

En el Templo de Los Guerreros se veneraba al dios Kukulcán bajo la forma de Venus (la estrella matutina), constituyendo, por lo tanto, parte de las zonas sagradas de la ciudad.

Templo de Los Guerreros.
El Templo de Los Guerreros y las columnas.
Templo de los Guerreros de Chichén Itzá.
Lo que más me llamó la atención de este templo fueron las imponentes cabezas de serpientes de cascabel del pórtico.

 


6. El Cenote Sagrado

Este cenote a cielo abierto con aguas de color verdoso fue uno de los principales lugares de peregrinación de la cultura maya. Como su nombre lo indica, este era un lugar sagrado que consideraban como una de las puertas hacia el inframundo.

Antiguamente se realizaban sacrificios humanos en este lugar, principalmente de niños, quienes eran sacrificados en ceremonias relacionadas con el mito maya de la creación.

Se encuentra a escasa distancia del resto de la ciudad, por lo que se puede ir caminando fácilmente.

 


7. El Complejo de las Monjas

Lo primero que llama la atención de este complejo es la abundante y llamativa decoración de todos sus edificaciones. Las fachadas están decoradas con abundantes y llamativas figuras, incluyendo esculturas del dios Chac (el de las narices curvas), además de otras representaciones y símbolos.

Se cree que su nombre se debe al parecido que los conquistadores europeos vieron entre estos edificios y los conventos del viejo continente, principalmente por el elevado número de habitaciones. Sin embargo, este lugar no funcionó exactamente como un convento, operó más bien como un sitio destinado a la realización de ofrendas y conjuros para los dioses de la lluvia.

Complejo de las Monjas de Chichén Itzá.
Complejo de las Monjas.

 


8. El Templo del Jaguar

Es un templo más bien pequeño cuyo principal atractivo son sus esculturas y grabados en forma de serpientes, guerreros y jaguares. Se encuentra cerca del juego de pelota y su decoración se relaciona justamente con el rito asociado a este juego.

Escultura de jaguar del Templo del Jaguar de Chichén Itzá.
Escultura en forma de jaguar del templo.

 


Algunos tours que puedes contratar para ir a Chichén Itzá

 


¡Eso es todo amiga!

En el Templo de Kukulcán.

Espero que estos datos sobre qué ver en Chichén Itzá te hayan sido de utilidad. Ten presente que además de los lugares de interés que incluyo en este listado, hay varias otras edificaciones interesantes que puedes ver en tu visita (aunque creo haber cubierto las más importantes). El recinto es amplio y hay mucho para ver y aprender.

Si vas a la Riviera Maya no te lo pierdas por ningún motivo! Visitar Chichén Itzá es una de las mejores experiencias que puedes tener en México y, me atrevería a decir, en el mundo!

¿Quieres más información para viajar a la Riviera Maya? Aquí te cuento cómo viajar a Cancún con poco presupuesto.

Si tienes más dudas o sugerencias puedes dejar tu comentario. ¿Ya conoces Chichén Itzá? ¿Estás planificando tu visita? ¿Te gustaría conocerlo? Cuéntame!

Por último, si quieres estar al tanto de todos los datos para viajar de forma económica, puedes suscribirte a la sección de noticias del blog! Estaré subiendo datos y tips regularmente.

¡Vamos por ese viaje!

 

Sígueme en Facebook:

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para valorar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 4

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Además de la famosa pirámide de 4 lados, en Chichén Itzá hay mucho para ver. A continuación te cuento sobre otros sitios que puedes visitar en esta impresionante ciudad maya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

25 Compartir
Pin11
Compartir7
Twittear7