No quiero viajar por mi país y después por el mundo

Foto en Machu Picchu desde la Casa del Guardián.
No quiero viajar por mi país y después por el mundo.

Aquí te explico por qué no estoy de acuerdo con esa frase que dice: “primero tienes que viajar por tu país y después por el mundo”.

Este no es el típico post que escribo en mi blog, ya que suelo enfocarme más en compartir datos y tips de viaje. Sin embargo, hoy quiero hacer una excepción porque tengo ganas de escribir sobre un tema que me molesta un poco.

Y es que muchas veces he escuchado esa frase de “primero tienes que conocer tu país y después el mundo”. Además sé que me mucha gente la repite como si fuera una verdad universal.

Haciendo una búsqueda rápida por internet, me encuentro con varios partidarios de partir por lo nacional para luego pasar a conocer otros países del mundo.

Algunos tienen buenos argumentos: los viajes nacionales muchas veces resultan más ecológicos y económicos (aunque no siempre es el caso). Y nunca está de más aprender sobre la cultura y geografía local.

Sin embargo, no estoy de acuerdo con esas posturas, a mi gusto excesivamente nacionalistas, que establecen casi como una obligación viajar primero por tu país y solo después aventurarse con los otros más de 190 países que hay allá afuera.

A continuación te explico por qué creo que deberías viajar a donde te de la gana sin importar si es dentro o fuera de tu país (por supuesto que esto no aplica para tiempos de pandemia 😄 ).

¡Comencemos!

 


1. A veces sale más barato viajar al extranjero

A menudo se dice que viajar local es más barato y es un argumento frecuentemente utilizado para defender esta idea de que es mejor viajar primero por tu país. Sin embargo, este no siempre es el caso.

Y qué mejor ejemplo para hablar de esto que mi país: Chile. Aunque es un país bellísimo, con muchos atractivos y lleno de lugares que me gustaría conocer. Lo cierto es que Chile es uno de los países más caros de la región. A veces el hospedaje, la comida y las excursiones pueden llegar a costar el doble de lo que costarían en un país limítrofe (y me refiero a servicios de calidad similar).

Viajar local no siempre es sinónimo de viajar barato. Razón por la cual, prefiero sacarme el peso de viajar primero por mi país, y de pasada hacerle un favor a mi bolsillo.

Foto en las Salinas Grandes.
Este verano tuve que elegir entre pasar 20 días recorriendo Uyuni y el norte argentino o 10 días en la Patagonia chilena: escogí lo primero.

 


2. Conocer otros países puede ser muy enriquecedor

Uno de los principales motivos por los que me gusta viajar a otros países es por la rica experiencia cultural que esto conlleva. Es que simplemente no es lo mismo viajar afuera y sumergirse en una cultura que a veces puede ser muy diferente a la de nuestro país de origen.

Además, aunque suene contradictorio, cada vez que viajo al extranjero siento que aprendo un poco más sobre mi país. Supongo que conocer otras realidades, culturas y paisajes me ayuda a ver y apreciar las diferencias que existen entre los sitios. Y de esta forma, cosas que antes me parecían normales, ahora hasta me llaman la atención. A veces es mejor tener un poco de perspectiva.

Con esto no quiero decir que viajar por mi país no implique encontrar diferencias culturales importantes. Chile es un país muy largo, con regiones y paisajes muy diversos. Pero, como vengo diciendo, no es necesario hacer de esto una limitación. No le veo sentido a esperar hasta conocer gran parte de mi país para recién después salir a conocer otros lugares.

 


3. Viajar al extranjero es una buena forma de aprender idiomas

Siguiendo con el punto anterior. Creo que parte de la riqueza cultural que puede entregar viajar al extranjero, está en la posibilidad de aprender otros idiomas. Cosa que no siempre se puede hacer en nuestro país de origen.

Es que creo que no hay mejor forma de aprender un nuevo idioma que estando expuesta a él en todo momento. Así fue como aprendí portugués en Brasil. De verdad que no tener alternativa y estar forzada a hablarlo hasta para comprar un café com leite e pão de queijo fue la mejor forma de aprender a defenderme en portugués en relativamente poco tiempo. Cosa que no hubiera conseguido si no me hubiera animado a vivir en otro país.

En Barra da Lagoa haciendo mi primer viaje sola.
Además de disfrutar de sus playas, Brasil también fue una buena oportunidad para aprender un nuevo idioma.

 


4. No siempre tendrás la posibilidad de viajar lejos

Si algo nos ha enseñado la pandemia es que las cosas pueden cambiar de un momento a otro. Y algo que en un momento parecía relativamente sencillo, como viajar al extranjero, puede ya no ser tan fácil de conseguir.

Aunque la pandemia puede ser un caso extremo, lo cierto es que nunca tenemos real certeza de lo que pueda suceder más adelante. Y aunque a todas nos gusta pensar que nunca nos enfermaremos y que seremos jóvenes y saludables para siempre, esto no siempre es el caso.

Como la pandemia nos enseñó, un destino que antes nos parecía alcanzable, dentro de poco tiempo puede ya no serlo. Por eso, aprovecha de viajar a ese lugar que te hace tanta ilusión cuando puedas. Las oportunidades no siempre se repiten. No esperes a recorrer tu país primero. Siempre será más fácil viajar a lugares cercanos y nacionales.

 


5. Es tu decisión: puedes viajar a donde te dé la gana

Lo pondré simple: es tu dinero, tu vida y tu viaje, así que ¡haz lo que te dé la gana!

Personalmente, prefiero sacarme de encima ese peso de conocer casi por obligación todos los rincones de mi país.

Hay muchos lugares de Chile que aún no conozco. Y algunos bastante espectaculares, como la Isla de Pascua y las Torres del Paine. Sin duda me gustaría viajar a estos destinos tan turísticos. Sin embargo, también me muero de ganas de volver a México y estoy segura de que cuando pase la pandemia, en mi corazón ganarán los deseos de volar a tierras aztecas. Y no pasa nada.

Creo que los viajes no deben verse como una checklist de lugares a visitar. Es mejor viajar a donde nuestros deseos nos lleven, sin importar si es dentro o fuera de nuestro país.

 


¿Significa esto que no quiero viajar por mi país?

¡Claro que no!

Como lo he venido diciendo, Chile tiene muchísimos lugares que me muero por conocer. Simplemente no quiero sentir la obligación de primero conocer ciertos atractivos turísticos de mi país y solo después de eso salir a conocer el resto del mundo ✌ .

Fotografía en el Valle de la Luna al atardecer.
En el Valle de la Luna, viajando por el norte de Chile.

 


PLANIFICA TU VIAJE

Vuelos

Encuentra tu vuelo

Restaurantes

Los mejores restaurantes

Tours

Las mejores excursiones

Buses

Encuentra tu bus

Hospedajes

Encuentra hospedajes baratos

Seguro de viajes

Asegura tu viaje

 


¡Eso es todo amiga!

Espero que estas reflexiones viajeras te hayan sido de interés (y si llegaste hasta aquí, te lo agradezco mucho).

¿Tienes otro punto de vista? ¿Compartes mi parecer? Cuéntame en los comentarios.

Por último, si quieres estar al tanto de todos los datos para viajar de forma económica, puedes suscribirte a la Newsletter del blog.

Estaré subiendo datos y tips regularmente.

¡Vamos por ese viaje!

 

 


¿Te gustó? Guárdalo en Pinterest

Solo debes hacer click en el ícono de Pinterest o presionar sobre la imagen y podrás guardar este post en uno de tus tableros.

Pin no quiero viajar por mi país y después por el mundo.

 

No quiero viajar por mi país y después por el mundo
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments